Un gato negro se ha cruzado en mi camino.

¿Cuántas veces has oído decir eso de que los gatos negros dan mala suerte? ¿Has evitado cruzarte con alguno por el camino, por si acaso? Si has respondido que sí, a alguna de las 2 preguntas, el origen de esta historia te interesa.

Durante el siglo XII, en plena inquisición por combatir la herejía y brujería, se extremó tanto la caza de brujas que las miradas se centraron en los gatos, por su carácter reservado y sigiloso, que enseguida se consideró sospechoso, hasta el punto de llegar a afirmar que, los gatos eran en realidad, brujas camufladas.

Un siglo después, el papa Gregorio IX, sentenció a un gato tras afirmar que estaba asociado con el diablo. Esto unido al color negro, que se relacionaba con lo oculto y lo misterioso, provocó que la población de gatos en Europa, se fuera reduciendo hasta el borde de la extinción.

Y de ahí viene el temor a que un gato negro se te cruce por el camino.

Feliz Halloween