¿Chocolate blanco para decorar? Hoy volvemos con una nueva entrada, pero esta vez para hablarte del chocolate blanco y las diferentes posibilidades que ofrece, algo tan sencillo como jugar con diferentes formas. Si la semana pasada te presentábamos a la familia Tokyo Negro dentro de nuestra colección Básic, hoy le toca el turno a la variedad de chocolate blanco.

Resulta igual de indicado para jugar con diferentes contrastes tanto para romper con líneas curvas como para hacer una apuesta por incluir piezas de color blanco sobre pasteles o postres oscuros. Mantienen el mismo relieve que la variedad de chocolate negro y están disponibles, de igual manera, en tres formas; cuadrado, rectángulo y triángulo.

Las puedes encontrar en envases, que van desde los 640 gramos del triángulo, al kilo trescientos del rectángulo. Son además, libres de colorantes, sin E171, no contienen gluten y están hechos con lecitina libre de OGM (Organismos Modificados Genéticamente).

La familia Tokyo, al estar compuesta por diferentes formas, ofrece muchas posibilidades. Intentar combinarlas entre ellas para que ninguno de tus pasteles o postres sean iguales. 

En el departamento, estamos debatiendo para ver si somos más de chocolate blanco para decorar o preferimos el chocolate negro. Hemos dicho que el equipo ganador, se podrá bañar en la piscina de chocolate que tenemos en la terraza. ¿Y tú, prefieres decorar con chocolate blanco o negro?

Descubre esta familia y otras variedades de chocolate blanco entrando aquí.

Equipo Hillbo.